De la antigua Alcazaba y Cerca musulmana, monumento nacional, se conservan algunos muros, la torre del homenaje coronada por una cúpula estilo manierista que data de 1582 y es conocida como "Torre de Papabellota" o del homenaje y en la que se cobija la campana de la Ciudad.
Su historia se remonta a época romana, pero fue durante la ocupación árabe cuando adquirió importancia.
En el año 1410 fue reconquistada con la villa por el infante Don Fernando, que se denominó por ello el de Antequera. En sus dependencias se celebraron en varias ocasiones las Cortes de Aragón, que tuvieron como protagonista al rey Alfonso V allá por el año 1429. Estas cortes tuvieron su precedente en la Curia Regia. Eran reuniones convocadas por el rey y se trataban temas graves que afectaban al Estado.

Fue reconstruido por obispos zaragozanos, que habitaron en él durante un largo periodo de tiempo. El castillo fue habitado hasta su abandono en el año 1656, y desde entonces se ha venido produciendo su deterioro.