Se fundó este monasterio de Religiosas Mínimas, consagrado a Santa Eufemía, copatrona de la ciudad, en el año 1601. La actual iglesia se levantó entre los años 1739 y 1763, trazada y comenzada por el maestro Cristóbal García.
Exteriormente presenta un gracioso juego de volúmenes y tejados. Su planta octogonal tiene un gran desarrollo en altura, quedando oculta en sus cuerpos bajos de fachada, debido a los volúmenes adosados. En su exterior destacan como notas singularizadoras la espadaña y el camarín suspendido de la Santa titular.

Su interior se configura como un gran espacio unitario y central, en donde la capilla y los coros alto y bajo en un mismo eje no logran romper. El alzado presenta un orden gigante de pilastras y cornisas de gran vuelo que se mezclan con elementos del dórico y del jónico. Los entrepaños cóncavos alternando con arcos de medio punto y escarzanos, provocan una articulación de líneas barrocas.

La capilla mayor esta coronada con cupulita de yeserías rococó. En el camarín, sobre peana y templete dorados se encuentra la imagen titular, Santa Eufemía, obra de Andrés de Carvajal. El retablo mayor es verde oscuro, ribeteado en dorado y decoración rococó.

Frontero al cancel de la calle, encontramos el bello retablo de la Virgen de los Dolores, de traza muy movida y estilo rococó. La imagen es una bella dolorosa de vestir del año 1745 y de procedencia sevillana.